Abrazo Infinito – Finales paralelos

Rayén. Verano. 15:30hs. Hernán apagó el monitor, guardó papeles en un maletín y su teléfono celular en el bolsillo derecho de su pantalón. —¿Te vas temprano? —preguntó Suárez algo sorprendido, observando la cara congestionada de Hernán. —Sí, tengo que hacer trámites. —¿Estás bien? —Jamás estuve mejor. Que descanses, Gustavo. Nos vemos mañana.   El Torreón….

Con el tiempo…

Como argentina y lectora admiro a Borges y conozco sus obras, pero confieso que prefiero sus mensajes y sus opiniones de la vida y de su siembra y cosecha más que su literatura para mentes brillantes (me deben faltar siglos que no creo que llegue a vivir para comprender su mente y sus laberintos literarios)….