Ángeles y Sofías

Le decían Sofi. Eran las dos cuarenta de la tarde cuando cerró sus párpados por última vez. Eso confirmó el informe policial. —¡Mamá! Hoy me voy a lo de Sandra a la salida del cole. —¿Vienen a casa? —No, su mamá nos espera en su casa; tenemos que hacer un práctico de Biología. —Bien, hablaré…

De colores

La actitud es el pincel con el que la mente colorea nuestra vida, y somos nosotros quienes elegimos los colores. Adam Jackson   Sentí bronca por otra despedida. Valeria me miró con sus ojos húmedos; sé que temía por mí, como buena madre que es con sus hijos. Con apuro y abrumada por la humedad y…

Estudio de campo sobre la inexistencia del amor

Aunque ya tenía noticias de que Joel lo había encontrado, este domingo de invierno me levanté con la firme convicción de que el amor no existe, de que sólo es una idea que creamos en nuestra mente para sentirnos un poco más reconfortados, más a salvo de las cosas feas que suceden a menudo. Cada…

Maldita vejiga

Creo, estoy casi segura, que todavía era de noche. Me desperecé con los ojos aún cerrados, y con mi brazo izquierdo pegué en un cuerpo macizo. Al abrir los ojos me encontré con el ex novio de una amiga y me espanté. El tipo sonrió con algo de lo que yo considero malicia, pegué un…

Todavía sueño

Me llamo Nayan y tengo 28 años. Soy lo que quedó, vivo donde me dejan. Mi infancia, en aquel país donde nací y donde mi niñez olía a pólvora, invade a diario el presente, que me busca desde el pasado. Todavía me acuesto en las noches acurrucado en mi mujer. Aún sueño; sueño con cielos rojos…

Mi ojo en tu mano

Te dibujo en mi mente… porque sueño que alguna vez te he conocido. Lugares, tiempos, instantes en que soñé verte, porque esos sueños son los que me empujan y me llevan adonde imagino que puedo tocarte.  ¿Tocarte? Si formateo esas curvas de tu cara porque escribes… escribes y me empapas de la sabia que se…

La valija

Helena soñó que quería cerrar la valija y no podía,  y hacía fuerza con las dos manos, y apoyaba las rodillas sobre la valija, y se sentaba encima, y se paraba encima, y no había caso. La valija, que no se dejaba cerrar, chorreaba cosas y misterios. Los sueños del fin del exilio/1.  Eduardo Galeano. El sudor…

Crónica de un adiós anunciado

Creo que sabía. Lo supo aquel día abúlico, cuando sus palabras eran más fuertes que sus ganas, y ese tiempo de ella era más sabio que los deseos olvidados. Escribió en un papel ajado que encontró en el cajón de la mesa de luz, una noche de pocas estrellas, unos tragos de birra y algo de pocas…

Ausencia

Mis hijos miran con asombro mis silencios. Pido en súplicas respuestas que no encuentro. Me abrazan con lágrimas de seda… ¿Volverá papá de ese lugar desconocido? Caigo al suelo en un lamento sin consuelo. Busco auxilio en esta nada que me queda y en sus brazos que recuerdo y me desarmo. Ellos saben que se ha ido…

Kiel – La palabra perfecta

Cuando acepté buscar las almas de personas que fallecieran debido a enfermedades que no se hubieran contagiado, jamás creí que pasaría tanto tiempo entre gente joven. En todos los planos tengo siempre mucho trabajo, todas las razas me exigen mucho, pero los humanos de Tierra sobrepasan el límite. El hombre al que sigo ahora tiene…

El río del Olvido

La primera vez que fui a Galicia, mis amigos me llevaron al río del Olvido. Mis amigos me dijeron que los legionarios romanos, en los antiguos tiempos imperiales, habían querido invadir estas tierras, pero de aquí no habían pasado: paralizados por el pánico, se habían detenido a la orilla de este río. Y no lo habían…

El secreto de tus ojos

Veo al camarero solitario limpiar las mesas que ya brillan, acumulando tiempo, tal vez, para poder terminar su jornada y regresar a casa. Es moreno, viste una camiseta y pantalones negros de algodón. Mira su teléfono celular cuando nadie lo ve, chatea escondido detrás de una columna. ¿Será con su mujer? ¿Amante? ¿Un amigo? Deja…