El diario de Gabriella

Ja, creen que no me doy cuenta. Estoy acostumbrada a observar desde adentro la pasarela en la vidriera. Claro que de vidriera no tiene nada; solo es un espejo. Van entrando totalmente dormidos, saludan al pasar a media lengua y con la almohada pegada en la oreja. Ya para el mediodía vamos despertando, pasan haciendo bromas y se instalan cual sesión de terapia. Por la tarde, ya se dirigen a mis tetas más que a mis ojos. Natural, pero a mí me divierten las mañanas. Tengo que llegar demasiado temprano a la recepción para que todo esté impecable, y si recuerdo la cama por la cual llegué a este trabajo, más me vale que me esmere.

El diario de Gabriella

Plural: 6 Comentarios Añadir valoración

  1. Sinceramente eres alguien que, cuando escribes, plasmas tus letras desde tu alma hasta tus dedos, tus letras excelzas están de fiesta porque te llueven lectores y bendiciones. Leer es el remedio de las penas. Felicidades. ¡Bravo por tus textos!

    Pásale a mi blog y espero tus comentarios.

    1. Poli Impelli dice:

      Muchísimas gracias por pasar, tomarte el tiempo para leer y dejar este cálido comentario. Gracias desde mi alma hasta mis dedos. 🙂
      Paso por tu espacio, será un placer. Aquí nos leemos. ¡Abrazo!

  2. Bueno, ¿y tú cuándo piensas volver por aquí a dejarnos algo de tu arte? ¡Abandonados nos tienes!

    1. Poli Impelli dice:

      Totalmente cierto. 🙁
      Tuve un problemita de salud y me prohibieron las pantallas. De ahí el abandono masivo, de a poco prometo volver. Escribir, siempre; sobre papel, claro. Gracias, no veo la hora de poder volver a leerlos!!!

      1. Que sepas que desde ahora te prohibimos cualquier problema de salud, ¿entendido?
        Pues cuando quieras volver a leernos, ya sabes dónde estamos, así que ¡cuando gustes!
        ¡Abrazos!

        1. Poli Impelli dice:

          Jajaja, esa prohibición me viene de perlas! jaja. Gracias, bellos. Volveré a lo Fonsi… despacito y pasito a pasito. ¡Abrazos de vuelta!

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.