El diario de Laura

Miércoles, 18 de Diciembre.

No lo vi venir, no me pude mirar…

Se fue de casa anoche; después de 15 años, dormí sola, acurrucada a mi almohada. La de él quedó en el mismo lugar, intacta. Tenía que mirar la sábana vacía hasta que el balanceo del llanto me dejara caer fundida. Creí que ya había llorado suficiente. Lloré al escuchar sus pasos alejarse por el camino de la entrada que construimos antes de que naciera Julián. Me desperté esta mañana con la cara enrojecida, desconocida, apenas pude abrir mis ojos… hinchados; me costó reconocerme. ¿Soy yo?

El diario de Laura

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. carlos dice:

    El espejo es mudito. Pero te aseguro que sigues siendo tú. sólo que un poco más sabia. Un abrazo.
    Que triste cuando parece que todo se viene abajo.

    1. Poli Impelli dice:

      No he vivido esta experiencia pero sí, se debe venir todo abajo y eso es lo que Laura refleja, por lo menos. Pero ya sobrevivirá y muy bien. 😉
      Gracias, Carlos!

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.