El diario de Esteban

Encerrado, así me siento. Atrapado pero cómodo. Hoy, cuando vi una foto del pasado, sentí que antes podía. Fui feliz, con Daniela, quiero decir. Y ahora me revienta las tripas esta puntada en el estómago; supongo que se me deben iluminar los ojos cuando veo los suyos. Una foto, claro. Me enteré que está muy bien; cumplió sus sueños, su objetivo. Es médica clínica en uno de los mejores centros de medicina de California. A veces cuelga fotos públicas en Facebook. Y como un tarado ahí me encuentro, sentado en la silla que ya conoce mi culo más que yo mismo, en una oficina escondiendo mi cara detrás de un monitor más grande que la ventana que me oculta del otro mundo. En ese otro mundo caminan mi mujer y mis hijos. Tan lindos… tan grandes…

El diario de Esteban

 

Plural: 4 Comentarios Añadir valoración

  1. carlos dice:

    Hay otras historias que continúan detrás del espejo. Me gustó mucho. Un abrazo.

    1. Poli Impelli dice:

      Ahhh, qué buena conclusión 😉
      Gracias, Carlos. Muy feliz año nuevo. Abrazo de vuelta.

  2. Interesante las diferentes perspectivas de la misma vida. No hay que anclarse a las personas ni a las situaciones, sino la vida corre sin nosotros.
    Un abrazo, Poli y feliz año 🙂

    1. Poli Impelli dice:

      Así es, Lidia. Muchas gracias por pasar, feliz año nuevo para ti también! 🙂

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.