Recuérdame

en

Aquí estoy

En pleno desierto

Inconsciente

Rodeado de ruidos

De gentes y oportunidades

Que pasan

A través de mis sombras.

 

Te busco y no te veo

Excluí tu ser del mío

Ahora que extraño

El agua de tu boca

El abrazo de tu cuerpo

La calma de tus días

No te encuentro.

 

Sigo en el mismo

Sendero con sed

Buscando a tientas

Un destino

Buscando en otras vidas

Tu rostro junto al mío.

 

El dolor tapó mis ansias

Las heridas mi sangre ardiendo

Rasco vestigios de lo que fuimos

Y vuelve a saltar la cáscara

Duele.

Me duele tu mirada

En una foto tu debilidad

Escondida en tu santa valentía.

Me duele tenerte lejos

Cuando mi sábanas laten

En sumisión

Otro cuerpo que no es tuyo

Y aunque espero

Sé que no volverás

De día.

 

El desierto es seco y el sol quema

Alucino que puedo verte de cerca

Trayendo nubes de alivio y

Un poco de lluvia a mis venas

Te veo con tu pelo oscuro

Susurrando al viento

Tus ojos miel sonriendo

De encontrarme

Y esa sencillez de mujer noble

Y sabia que me dio frescura

y amor por la vida en aquellos días.

 

Tal vez ya sea muy tarde

Tal vez nunca regreses

Y esta cobardía tan terca y mía

Que sólo ve sequía y cansancio

No me deja

Caminar erguido

Salir de donde me encuentro

Y buscarte allí entre páramos de alivio.

 

No me olvides, por favor,

Sé que el tiempo es cruel

Y tú andarás en otros mares

Recuerda conmigo

Aquellos tiempos

Tal vez la vida me dé treguas

Quizá te encuentres a salvo.

 

Déjame perderte como no quise

Déjame encontrarte como espero

Fuera de este silencio eterno

Dentro de mi alma escamada

En melancolía y aroma a intentos.

 

Quédate ahí o más vete lejos.

Creceré sintiendo que te alejas

Buscaré tu luz

Allí donde me guíen las certezas.

 

-Poli Impelli-

 

Plural: 20 Comentarios Añadir valoración

  1. allamas2000 dice:

    Precioso. No es solo amor el que se ejecuta a diario en besos, caricias, abrazos, sino aquel profundo, utópico, distante, irreal, resignado.
    Esta mañana se lo leía a unos compañeros como ejemplo de blogs que me gustan, para un pequeño experimento del que te tendré al corriente.
    Enhorabuena

    1. Poli Impelli dice:

      Muchas gracias, Antonio.
      ¿Un experimento? ¡Me encantan! 😛
      Gracias por tenerme en cuenta, un honor viniendo de tu parte.
      Abrazo de los míos, y gracias por pasar!

  2. marguimargui dice:

    Que si un día no te lloro es como si no te siento.
    Y me grito que es mentira.
    Que putada cuando se acaba un cigarro,
    porque el humo es como los orgasmos
    se te cuela entre los dedos
    y después desaparece.
    Que mierda que alguien se vaya,
    porque siempre quedan te quieros,
    siempre quedan besos pendientes

    1. Poli Impelli dice:

      Si algún día ella llorara
      creo que él la sentiría…
      Si él enciende un cigarrillo
      no le alcanzan las cenizas;
      se le pierden en las yemas,
      queman sus manos rendidas.
      Extraña los orgasmos
      que el humo se lleva
      en recuerdos y heridas.
      Qué mierda haber sido
      tan cobarde y quedar solo
      en el desierto,
      sabiendo que todo es mentira.
      Algún te quiero le habrá quedado,
      ella algún beso arrancado se llevaría.

      Bella, mi Margui. <3

      1. marguimargui dice:

        Se fuman, se cagan, vuelan, se esfuman.
        No importa, desaparecen.
        Se sustituyen con nuevos placeres.
        Esos amores son cruces en el pasado.
        Solo hay uno incondicional,
        que cuando se va no se olvida.
        Pesha mía… esta vez te he pillado jjj

        1. Poli Impelli dice:

          Mmm, habría que preguntarle al francés que me contó esta historia (vuelo Barcelona-Frankfurt), pero yo creo que coincidiría contigo! jajaja. No hace falta vivir para sentir empatía. Hay escritores que escriben más de sí mismos; a mí me encantan las historias ajenas. Cuídate de mí. 😛
          PD: coincido contigo, creo que a él le encantaría leerte, jeje.

          1. marguimargui dice:

            Si hubiera tenido que vivir todos los dramas de los que escribo, estaba para encerrarme. jajaja.
            mmmm dijiste frances… de francia? lo hablaríamos bien seguro. jajajajaja.
            Dale mi número jajajaja

          2. Poli Impelli dice:

            Sí, efectivamente. ¡En tu caso más que nadie! jajaja (a mí sí que me encararía vivir algo de lo que a veces cuento… me gustan las historias que yo no he vivido. Todavía, al menos).
            No, era francés de Colombia. Tonta.

  3. torpeyvago dice:

    No soy de comentar poesía porque es una forma que me supera, pero en ésta tenía que darte la enhorabuena.
    Y al destinatario de la poesía, que se dé prisa en volver junto a ti, ¡hombreyá! 🙂

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, Fran! Yo no soy de escribir poesía. No es mi género y es tanto el respeto que siento (de haber estudiado por demás a los más grandes, a los que te erizan la piel y no hay manera de llegarle a los talones), que cuando me toca plasmar algo que escribí en el siglo pasado, tiemblo.
      Jajaja, esto es sentimiento de un hombre!!! Es robado… historias ajenas. La gente debería aprender a callar a mi lado, pero no hay caso. Hablan y hablan… yo tomo notas mentales. Años después, sentada mirando la nada, chim pum: salió tu/la historia (en forma de lo que sea; ahí sí me hago cargo). Ojo! No me cuentes nada, ya sabes…
      Gracias por pasar y dejar tu comentario. A mí también me supera, así que te entiendo… jajaja.
      Abrazos de los míos, yaaaa cruzan el inmenso océano.

  4. Fran dice:

    Precioso. Con cierto tono melancolico, pero no estés triste porque la vida te puede sorprender. Nunca se sabe lo que puede suceder, pero quizá te espere algo hermoso, algo que te vuelva a hacer sentir viva. Has expresado tanto en tan pocas palabras, que tiene un gran talento y dulzura. No dejes de escribir porque transmites muchas sensaciones, con gran belleza y ternura. Un abrazo, y gracias por este delicioso regalo.

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, Fran!
      Gracias. La historia no es mía; soy ladrona de historias ajenas (pero shhh, nunca lo cuentes a nadie). Es un hombre quien siente, y merecen ser escuchados tanto como a nosotras.
      Gracias por leer y dejar tu opinión, siempre sirve saber qué piensa o siente quien lee. En definitiva, importa qué has sentido tú, y que coincida con lo que siento yo al escribir ya es un regalo, un acierto para agradecer.
      Abrazo de vuelta a tu corazón! Gracias a ti!

  5. Hola Poli, un poema magnífico en todo, en su construcción y en su contenido. Hay ausencias que dejan un hueco en nuestro mano imposible de llenar. Un beso fuerte

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, Juan!
      Esta historia me la contó un hombre, hace años… Eso vi en su momento; un hueco vacío en su alma.
      Gracias por pasar y por dejar tu opinión, que siempre agradezco desde un lugar de alumna 😉
      Gracias.
      Beso fuerte hasta Santander.

    1. Poli Impelli dice:

      Jaja, gracias, Rosa!
      Va el mío infinito.

  6. yama63 dice:

    En pleno desierto lleno de ruidos…….
    Muy bonito, quizás triste, quizás resignado, pero sobre todo no deja indiferente.

    1. Poli Impelli dice:

      Así es, “resignado” podría ser un buen adjetivo en este caso. Muchas gracias, por pasar, leer y dejar tu opinión.
      Fuerte abrazo!

  7. shobenicarlo dice:

    Es tan maravillosa la transmisión..el mensaje… placer leerte

    1. Poli Impelli dice:

      Me alegro que lo hayas comprendido a fondo 😉
      Infinitas gracias.
      Tequieromuchoyunpocomás.

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.