Narrador entrometido

Ay…, amigos míos… si pudieran verlos, si pudieran explorar en las pasiones, deseos y razones de Naiara y Hernán, para comprender los porqués de sus sentires y caminos, ¡tan diversos como unidos!

Naiara se dejó vencer y se arropó en el aroma de un café colombiano, cargado de un sabor intenso y exquisito. El café llegó a su boca algo caliente, apenas rozando su paladar para escalar en su garganta entre unos besos, palabras y caricias. Y ella… ella saboreó cada gotita y cada trago, y sabiendo que era poco lo querido se deleitó con la sorpresa de cambiar tanta cerveza por un sabor desconocido. Él le desnudó hasta la sombra, ella le ofreció abrigo.

Hernán llegó a las 8, tan puntual que le dio miedo; mordió sus labios casi al punto de dudar de su elección y de su intento. ¿Qué más necesitaba? Era el sabor que le entregaba una manzana tan prohibida, el alcance, tierra fértil y siembra fácil, pero de instintos que él aún desconocía. Ella abrió el portón de su escondite casi arrebatando el aire, en desnudez casi desnuda, se abalanzó a sus labios y le arrancó hasta el lunar oscuro donde descansaban sus miserias. Él no tuvo tiempo de sentir ni de pensar en el sabor que le esperaba; de un golpe seco cerró la puerta, en tiempo escaso, el mismo que le llevó amarrar las piernas de ella en su regazo. No hubo pausas ni palabras, no hubo aromas ni sonrisas. Faltos de cama y de caricias, sobraron embestidas, gemidos y silencios.

Ay…, amigos míos… ¿Quién entiende a aquellos locos, que se jactan de tener y están vacíos?

Naiara con la luna de Colombia durmió en calma, aunque sintió gemir a Hernán en sus suspiros. Hernán, en aquel sur tan frío y rancio, hubiera deseado amor del bueno, las sonrisas de Naiara, un aroma que dejara hasta en sus venas buena vida y un puñado de esperanza ante el destino tan tardío.

Ay…, amigos míos… ¡qué vueltas raras tiene a veces la vida! El egoísmo de mirar la punta del ombligo, destruir las chances de fluir sabiendo ser, y adormecer amores que danzan en silencios sin sonido.

(Extracto de un narrador entrometido. 2014. Abrazo Infinito)

-Poli Impelli-

 

 

Plural: 22 Comentarios Añadir valoración

  1. Cuánta pasión en cada palabra. Hermoso!

  2. Hermosas palabras. Transmite todo incluso para las que tienen ojo biónico jajaja. Abrazo, infinito 😊

  3. torpeyvago dice:

    Aparte de las imágenes que de por sí transmite esta narración, me gustaría subrayar:
    «un aroma que dejara hasta en sus venas buena vida y un puñado de esperanza ante el destino tan tardío.»
    ¡Ahí queda eso!
    Un Álef 3

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Francisco. Creo que sólo yo me entiendo, hasta que no publicas sólo tú entiendes tu historia, jaja, o la de los personajes. Pero gracias por subrayar lo que te gusta.
      Van varios A. de vuelta!

  4. marguimargui dice:

    Desnudos llegamos, dando de comer a quien tenga hambre.
    Vacíos aún sintiéndonos plenos. Mentiras a uno mismo. Mejor saber lo que somos, y seguir devorando
    Besis

    1. Poli Impelli dice:

      Mentiras a uno mismo… el dardo en el círculo correcto (ese pequeñito rodeado de muchos otros… ahí ha llegado tu flecha).
      Gracias, belleza. Que la desnudez nos encuentre devorando. Besos de vuelta!

      1. marguimargui dice:

        Pues si soy yo el dardo, ha sido pura suerte, la puntería no es mi fuerte

        1. Poli Impelli dice:

          ¿Habrá sido “pura suerte”? ¿O será que has comprendido el más allá de mis palabras? Ma qué suerte! Ojos que leen entre líneas la desnudez que engaña 😉

          1. marguimargui dice:

            Joder que casi nunca veo lo que tengo enfrente.Tengo el defecto de leer buscando segundas intenciones. Jshsgs y muchas veces me vuelvo loca pues quien escribió no tenía ninguna.
            A ti creo que te pille el tino

          2. Poli Impelli dice:

            Pero es que eso no es un defecto, ¿te parece? Es el ojo biónico, jaja. 😉

          3. marguimargui dice:

            Diosssss, me he visualizado con un ojo en la mano joderrr que repelus

          4. Poli Impelli dice:

            Aaaaaaajajaja. Ahí tienes otra historia pero en segunda persona: “Tu ojo en mi mano” (o donde lo quieras… jeje)

          5. marguimargui dice:

            Buffff esta noche ya tengo en mi cabeza la historia…. Pero prometo que Tú ojo en mi mano verá la luz….

          6. Poli Impelli dice:

            🙂 (ya me relamo…)

          7. marguimargui dice:

            Joder joder que loca estoy, ya tengo el principio t nada donde anotar, me cago en la puta jahsgs

          8. Poli Impelli dice:

            Deja de putear y memoriza, o escribe con el lápiz labial en alguna superficie, pero no te olvides!!! jeje

          9. marguimargui dice:

            Y puedo ser soez y sucia????

          10. marguimargui dice:

            Llevo unos días con necesidad, y a sabiendas que no tendrá el éxito que siempre anhelamos, escupiré sentimientos

          11. Poli Impelli dice:

            Escupe, vomita y haz con tu pluma lo que tu cuore mande (yo te leeré). 🙂

          12. marguimargui dice:

            Te aviso cuando esté listo… No, mejor la sorpresa jjjj

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.