Veintisiete

en

Aunque la vida supiera cuánto de lo vivido queda en el recuerdo… ¿acaso te habló al oído para contarte lo prohibido?

¿Qué sabías tú de mi corazón enérgico y partido, y en qué momento me perdí el cuento que yo no había vivido?

Si de revolver se trata esta vida ingrata, prefiero recordar lo que no recuerdo para traerte desde el olvido.  Y te juro por mi vida toda que intento recordarme y recordarte, pero es tanto el tiempo, el camino y el agua bajo el río que no logro verte ni mirarme.

Si ella te habló al oído, olvidó contarte que ya no duermo como antes, que ahora tengo un par de historias más encima y que mi cuerpo ya no es el mismo. Tal vez vino ella a engañarte, a decirte que soy la misma que besaste y arropaste en una esquina, y quizá te duela o te deleite la paciencia que hoy tienen mis años.

La vida juega a las escondidas y susurra, luego grita. Pero, por favor, no olvides preguntarle qué he vivido: si ella se esconde, no querrá hablarte de mis viajes, de mis lágrimas y las manos que me abandonaron en algún camino; si es más sabia, te hará un hueco de su tiempo para mostrarte que esas mismas manos me enseñaron de fracasos y de atinos, que las distancias elevaron mi asombro, llenaron de arrugas mi rostro y fortalecieron mi destino. Querrá decirte, bien bajito y no sin cierta timidez, que en tu presencia alguna de mis lágrimas volvieron, arrastrándome a esa vieja esquina que me ha costado tanto recordar pero no olvido.

Si la vida no te miente, te contará que cuando cierro mi maleta aplasto el cuerpo encima, para que el pasado no me pese y quede espacio para otra bienvenida. Te contará que llevo conmigo lo mejor de lo vivido, que exprimo instantes y momentos para que quepan entre las medias y el abrigo, que escondo palabras entre mis libros, que escribo todo lo que vivo.

Te dirá riendo que jamás puedo saber qué me depara el destino, que ando suelta vistiendo lo puesto, que ya no necesito lo que otros tienen y que cada mano que roza mis labios sabe a deleite compartido. Te dirá que mi corazón se parte y se retuerce en cada despedida, para luego juntar pedazos y sonreír con la esperanza en alto y su sangre cicatrizando heridas.

Seguramente haga una pausa, te mire de frente y te cuente algún secreto: que no esperaba tu visita, tu cercanía ni este encuentro. Te dirá que mi soberbia se disfraza de estupidez cuando desea, pero que mi corazón es grande y bueno; que doy y doy hasta el cansancio a quien a veces poco lo merece, para luego darme cuenta que no estaba dando nada a quien de golpe me engrandece.

Tragará saliva y se acercará a tu oído, te pedirá que no me cuentes lo que ella no quiere silenciar; te sorprenderá que también te hable de ti y te recuerde que vales más de lo que muestras, que nadie sabe lo que yo puedo saber, y que me vale con guardarlo en mi conciencia. La mirarás pasmado, sin entender el cotilleo: ¿De qué hablas, vida ingrata, si esperé casi una vida para tener lo que ahora tengo? Si viste traje de sabia, ella sabrá hacer silencio. Respirará profundo y te pedirá que me mires a los ojos, que observes quien he sido y quien soy hoy; que dibujes un puente imaginario entre tus recuerdos y los veintisiete que te separaron de mi ser, para ver qué hay hoy y qué me llevo entre las medias y mi abrigo.

Y después de verte,

de escucharte y de observar cómo me miras;

de saber que fui un fantasma sin olvido,

de soñarme entre tus labios

de dormirme con tu cuerpo

y de dejarme arrastrar al infinito…

Dime que la vida te cuenta algo más,

algo que yo no sepa y que no quede

bajo el puente, en algún lugar perdido.

Si finalmente te habla, cuéntale que yo también

te miro diferente, que no equivoqué el camino

y que mi locura me acercó de a poco

hacia tus pasos, a los recuerdos

que yo bien guardaba en el olvido.

 

Cuéntale que ya nada me da miedo,

que con el tiempo tengo más espacio en mis maletas,

y que prometo no olvidar jamás tus ojos ni los míos.

Dile que yo voy, que vengo, que vuelo y que me pierdo,

pero que nunca olvido el valor de los detalles,

mucho menos las manos que me rozan con amor,

con respeto y con delirio.

Pídele que no haga preguntas

porque no tengo respuestas,

y que si ella es una sola y ya está escrita,

yo la desafío reescribiendo en cada puerto y cada esquina.

 

Pregúntale por último si puedo contarte hoy un secreto;

me haré dueña de mi pluma y no le pediré permiso,

sólo espera a que ella te susurre un sí

para escuchar mi voz cerca de tu oído:

entre tantas voces que deliran

y no saben ni quién eres ni quién soy,

encontrarte y encontrarme yo a tu lado

fue un remanso en mi destino.

Fue un regalo que me llevo,

un lugar bien merecido,

un acierto de tu espera

y caricia eterna a mis sentidos.

 

Ya no le pidas permiso a la vida,

deja que te cuente yo lo que aprendí en los veintisiete;

que aunque está de moda amar en cuotas,

yo prefiero la soledad bien entendida.

Que mi alma brilla por sí misma,

y que no entrego sin amor mi tiempo, las palabras y la vida.

Que volviste para recordarme cuánto vivo,

y que verte vivo me recuerda mi existencia.

Ni que te hubiera hablado al oído

para contarte lo prohibido…

Que cada caricia de tus labios

me eleva al cielo de mujer,

que cada mirada tuya

me recuerda aquella esquina;

que cada abrazo tuyo era infinito también,

pero yo no lo sabía.

Que veintisiete no es nada,

pero que es mucho para quien espera,

desea y ansía.

 

Cuéntale por fin a la vida

que tú y yo nos entendemos;

en silencio, entre recuerdos

y apretujando maletas

para reír y llorar

si existen despedidas…

 

−Poli Impelli−

Plural: 62 Comentarios Añadir valoración

  1. elisaramos60 dice:

    Hermoso de verdad, se pone la piel chinita como decimos en Mexico, un abrazo

    1. Poli Impelli dice:

      Me encanta eso de la “piel chinita” ;-).
      Muchas gracias por pasar, leer y dejar tu opinión. Es un gran regalo.
      Abrazo de vuelta para ti!

  2. elcieloyelinfierno dice:

    Oh…Poli…Poli… Pareciera ser que la buena gente como tú y como tantos de nosotros; posee una sensibilidad tan espeluznantemente hermosa para expresar las emociones, que uno se siente profundamente reflejado como en un espejo, como si conociéramos de vidas paralelas. Maravilloso con un acervo tan tuyo. Te felicito. Un saludo afectuoso.

    1. Poli Impelli dice:

      Muchísimas gracias, por pasar y comentar, por regalarme palabras que nutren. Y sí… aquí hay muchos espejos dando vueltas; sin esta sensibilidad no podríamos gozar de la escritura con naturalidad y sentido. Afectuoso saludo de vuelta. Gracias!!!

  3. María dice:

    La primera vez que te leo y mi sensación es de una dulce tristeza. Es bellísimo lo que has escrito. Tus letras han entrado en mi corazón y lo han revuelto de arriba abajo.
    Desde mi humilde opinión, creo que es perfecto.
    Besetes desde aquí.

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, María. Muchas gracias por pasar y leer. Me alegra que te haya llegado esa dulce tristeza y que haya revuelto algo adentro. Gracias por comentarlo en mi espacio.
      ¡GRACIAS! Van mis besos y abrazos de regreso. 🙂

      1. María dice:

        Y yo recibo tus besos y abrazos bien contenta!
        Gracias a ti y un besete.

  4. MJBeristain dice:

    Vuelvo a leerlo y cada vez me parece mejor… Cogería tus palabras y las haría mías, me las llevaría en la maleta conmigo apretadas a mi historia. Gracias Poli, espléndida!!! Un abrazo infinito…

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias (te confieso que me pasa con tus palabras, más de una vez!). Llévatelas donde desees, lo que se comparte se multiplica. Miles de gracias, y va un abrazo infinito a tu corazón 🙂

  5. luisjuli2 dice:

    Cuando se escribe desde el corazón surgen palabras tan bonitas como las que tú escribes Poli!!! Es delicioso leerte!!!!

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Luis. Claro que todo sale del corazón, o de algún lugar que desconozco (Hay un Alien en mi estómago! jaja ;-)). Gracias por estar aquí cerca.

      1. luisjuli2 dice:

        Dudo que tengas un Alien. Estoy seguro que tiene aurículas y ventrículos y se comunica directamente con tu alma!!!!

        1. Poli Impelli dice:

          Es un Alien que vale la pena :-P. Gracias, Luis! Miles de abrazos!!!

  6. Y lo vuelvo a leer y me vuelvo a emocionar….
    Me he quedado sin palabras y con un nudo en la garganta.
    Gracias

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Ana querida. (Pero búscale errores, que en privado me servirán de mucho! jaja). Va un abrazo infinito para tu nudo en la garganta. 🙂

        1. Poli Impelli dice:

          Que síiii, y yo no los veooo! jaja. En los textos tan largos siempre los hay (ya lo he acortado, le he dado vuelta algunas cosas que suenan a “sentencia” y no me gustan. Pero lo dejé así puro, a ver si me ayudan con algo que no veo). GRACIASSSSSSS

          1. Lo releo a ver qué encuentro amore.

          2. Poli Impelli dice:

            🙂 Qué linda, gracias!!!

  7. veronica dice:

    sin secretarios, ni ciegos, ni parte cuerda, se me vino a la mente el 27 Club, me encanto

    1. Poli Impelli dice:

      A journey… a decision. Muchas gracias, Vero! 🙂

  8. Álvaro dice:

    Muy hermoso. Mi más sincera felicitación.

    1. Poli Impelli dice:

      ¡Muchas gracias! 🙂

  9. Wow, la forma en que escribes… Genial.
    ¡Mis respetos! 👏

    1. Poli Impelli dice:

      ¡Gracias por pasar y leerme! Genial que estés aquí 🙂

  10. Paula dice:

    Poli, amiga querida, lloro, me emociono, entro en la historia, te veo…siento cuando leo…es maravilloso lo q transmitís! Te quiero!

    1. Poli Impelli dice:

      Muchas gracias, Pau! Qué alegría que pases por acá, tenerte cerca :-).
      También te quiero, y te veo en cada palabra que escribo.
      Abrazo Infinito y eterno.

  11. PaoloCesare dice:

    Cuando vives bien, la edad es solo un número que no te define, como la talla de la ropa. Que maravilla como reflejas tus emociones, ya quisiera yo poder sentir así.

    1. Poli Impelli dice:

      Coincido contigo en cuanto a la edad, así lo creo.
      Gracias, Paolo, por leer y opinar. Tu sentir está en tus letras, y es maravilloso.
      Abrazos infinitos!

  12. Wow Poli…. que belleza!

    Se me hizo un nudo en la garganta.

    Son solo esos veintisiete, pero de amor y sentimiento como mil años.

    Brindo por lis que saben de despedida, aun con el recuerdo vivo.

    Se te quiere Poli, y que ese abrazo infinito perdure.

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, hermosura, por pasar y dejarme tu sentir.
      Te confieso que sí… que el amor y el sentimiento son de miles de años, aunque el calendario diga que son menos 😉

      Gracias por tu brindis, me uno a él con la valentía que suponen las despedidas, pero con la certeza de que siempre hay bienvenidas también.

      También te quiero, Awilda, por estar siempre cerca… Eso se siente, a través de las pantallas, también se siente.

      Va el abrazo infinito que no muere… que llegue pronto a tu tierra 🙂

  13. Hermoso, hermoso, hermoso.

    1. Poli Impeli dice:

      Gracias, gracias, gracias! 🙂

  14. MJBeristain dice:

    Magnífico texto, en su universalidad, en su profundidad, en la claridad y en la emoción que consigue dejarte con el aliento suspendido por momentos…

    1. Poli Impeli dice:

      Muchísimas gracias, por pasar, leer y comentar.
      Me alegra haberte robado el aliento unos instantes, pues yo me quedé sin aliento escribiendo 🙂
      ¡Gracias!
      Va mi abrazo infinito.

    1. Poli Impeli dice:

      Ayyy, pero muchas gracias!!! Perdona la demora en recibirlo. Me provoca mucha emoción aunque lo haya recibido anteriormente… ¡Gracias por tu mención!
      Abrazos Infinitos 🙂

  15. ¡Magnífico, y muy original la presentación! Tienes futuro, amiga, tienes futuro, te lo dice la parte cuerda de mí.
    —No te queda de esa, jefe.
    —Mira, ciego, que a estas horas no respondo de mí.
    —Ni a estas horas ni a ninguna. ¡No te fíes, Poli, no te…!
    —¡Te avisé!
    (Caramba, Ana, Anita, si hace un momento estabas en Gijón… A ver si va a tener razón el ciego este…)

    1. Poli Impelli dice:

      ¿Qué tienes una parte cuerda? Pues menos mal porque yo no la tengo… se necesitan aliados para estos menesteres 😉
      (este ciego que se mete donde no lo llaman… shhhh… que yo no tengo asistentes y no te cuentan cuánto puedes o no fiarte de lo que escribo).
      Gracias por pasar, José, un placerrrr 🙂

      1. —¡No te fíes de él, Poli, nada le queda de esa parte cuerda, te lo dice su secretario primero, o sea, yo, Rogelio el cieg…!
        —¡Te pille otra vez!
        —¡Que se lo carga, señor José, que se lo carga!
        —¡Pues claro, Teo, ni más ni menos pretendo, cretino!

        1. Poli Impelli dice:

          ¿Y me fío de ti, querido Rogelio? Más te vale que me digas la verdad… que tu jefe me dice cosas bellas ¡y yo me las creo!

          1. —Hola, Poli, soy Blanca, secretaria primera de un cretino.
            —Hola, Poli, soy Irina, secretaria segunda del mismo cretino.
            —El cretino…
            —Y sus dos secretarios…
            —Son unos cretinos.
            —Tú a lo tuyo…
            —Que bastante tenemos nosotras con ellos…
            —Qué tres cruces las nuestras.
            —Como la de tantas y tantas mujeres.

          2. Poli Impelli dice:

            Ay, chicas… ¡cuánto las comprendo! A pasar de ellos si las molestan, que ya tienen demasiado con tener que trabajar con “cretinos” 😉
            Abrazos infinitos para todos, y gracias por pasar 🙂

  16. Que bonito lo que he leído, la profundidad de tus sentimientos llega al corazón, ha sido grato leerte y dar un paseo por tu corazón bello.
    Un abrazo Poli.
    Gusto en saludarte y leerte.

    1. Poli Impelli dice:

      Muchas gracias, Esperanza. Me alegro que te haya llegado al corazón, porque así salió del mío.
      Un fuerte e infinito abrazo para ti también 🙂

  17. ¡Qué belleza! Cada palabra fue un acierto y no movería una sola coma de lugar. Qué envidia, pero de la sana, me da leerte.
    ¡Magnífico!

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Kida :-). De vos siempre espero las críticas que me ayuden… Aún sigo emocionada con Kiel, así que la “sana envidia” es mía, jajaja.
      Gracias, abrazo y nos vemos!

  18. Vero dice:

    Wow! Me encanto y me quede enredada en un suspiro

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, querida Vero. Si pudiste suspirar, entonces has suspirado conmigo, yo escribiendo y vos leyendo 🙂
      Abrazo Infinito.
      ¡Gracias por pasar!

  19. palcmsite dice:

    Gracias por escribir de esta manera, es un escrito tan real y que nos identifica a muchos, ese interior y alma tan auténticos y tu habilidad para plasmarlo, me llegan….

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, bella. Muchas gracias por pasar y comentar.
      Tenemos tantas experiencias en común, tan reales y en el alma, que podemos identificarnos cuando nos leemos.
      Me alegro que te haya llegado a algún lugar interno.
      Abrazo Infinito para tu semana y para tus letras.
      Poli 🙂

  20. marguimargui dice:

    Que no le digo yo a mis recuerdos de los amores que un día dormían en mi cama frescos. Le cuento que la vida sigue y que suelto lastre de vez en cuando, que soy pequeña para arrastrar maleta de tantos daños.
    Un beso mi poli cosa linda y más bonita

    1. Poli Impelli dice:

      ¿Vuelven a pasar esos amores por tu cama? ¿Siguen frescos en recuerdos y en aromas? Suelta el lastre cuando puedas, que tu le cuentas a la vida y ella escucha, más no olvides que los daños nos enseñan, y que grande suele ser tu corazón aunque te muestres pequeña.

      Gracias, Margui bella (te he dicho que no me des letraaaaaaaaaaaaaaaa 😉 ).
      Beso para tu jueves por allí. Va con lluvia… mándame un poquito de primavera 😛

      1. marguimargui dice:

        Suelto lastre casi a diario, y los antiguos amores ya están más que olvidados mas el lazo que nos une hace que vuelvan de vez en cuando buaaaaajjjjjj.
        Y si…. Primavera lluviosa sin parar …. Qué ganas de que salga el sol
        Un beso cosa linda

  21. torpeyvago dice:

    Qué decir:

    […] a esa vieja esquina que me ha costado tanto recordar pero no olvido.[…]

    […]Que mi alma brilla por sí misma,
    y que no entrego sin amor mi tiempo, las palabras y la vida.[…]

    Gracias por alegrarme la mañana.

    1. Poli Impelli dice:

      :-). Si mis palabras te alegraron la mañana por allí, tú me has alegrado a mí la noche argenta al pasar por aquí. ¡GRACIAS!
      Te mando un Abrazo Infinito, inmenso, eterno.

  22. Madre mía qué bonito!!!!!
    Cuéntale a la vida!!!! Bello Poli, bellisimo. Me encantó

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, dulce Ana (aquí pasaban una novela hace años, que se llamaba “Dulce Ana”. Cada vez que te veo en esa pequeña fotito y te leo en poemas recuerdo esa historia…)
      GRACIAS… Abrazo Infinito, y contémosle a la Vida 🙂

      1. Gracias cariño. Qué bonita eres madre !!!!

  23. Vero silveri dice:

    Que hermoso. Sin querer o queriendo he recordado a ese amor bien entendido. Muy lindo! Gracias x el paseo de ida y vuelta en esta vida que quedó tan bien sentido y vivido

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Vero, por pasar, leerme, ayudarme y alentarme a escribir.
      Me alegra que podamos recordar y compartir juntas lo bueno de la Vida😉.
      Abrazo Infinito

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.