Ni se te ocurra ser escritor (Danielle Campoamor)

en

Estarás desnudo.

Te etiquetarán.

Serás pobre.

Serás aterrador.

Estarás atrapado.

Justo estaba sintiéndolo en carne propia, estimada Danielle, y no pienso morir sola en este intento. Que te lean otros dementes, quienes por lo visto no tienen nada mejor que hacer…

haruki-murakami

¡Ni se te ocurra ser escritor!

  1. Estarás desnudo. No en el sentido literal, un cuerpo puede ser perfeccionado, el ángulo o la luz pueden ser utilizados para borrar imperfecciones. No serán tus piernas, tu trasero, tu pecho o tu vientre los que se exhiban ante extraños dispuestos a juzgar, criticar, amar u odiar. No, serán tus pensamientos, esos que tiemblan en sinapsis enterradas y se estremecen detrás de la opinión popular. Tu alma será encerrada tras las sílabas, salpicada de inseguridades y cruzada con una personalidad vacilante. Quedarás totalmente expuesto sobre el papel y la pantalla, siendo inspeccionado y juzgado por aquellos que se sientan cómodamente en el trono del anonimato.
  2. Te etiquetarán. Aunque ofrezcas a los lectores las fibras tejidas de tu existencia, inevitablemente necesitarán saber qué es exactamente lo que eres. Deberás ser fácilmente definible y rápidamente reconocible, y encajar perfectamente en el archivo de su comprensión.  Si escribes sobre violación, serás feminista. Si escribes sobre los distintos tonos del lápiz de labios, serás tachado de débil tradicionalista. Si escribes sobre los defectos de las mujeres, serás considerado un misógino. Y si relatas una horrible experiencia en un autobús de la gran ciudad, te llamarán “zorra privilegiada”.
  3. Serás pobre. Publicarás sin cobrar nada a cambio y escribirás poesía con los bolsillos vacíos, en busca de comentarios en lugar de cheques. Te lavarás el pelo con jabón de manos porque no puedes permitirte champú. Trabajarás en tres empleos diferentes para poder vivir en un apartamento del tamaño de una caja de cerillas. Te alimentarás de más comida pre cocinada de la que creías que era humanamente posible. Cambiarás ropa por facturas, regalos por alquiler y orgullo por un sueño aparentemente inalcanzable.
  4. Serás aterrador. No de ese modo que hace que un niño se esconda bajo la cama o se cubra con las sábanas. Es tu comprensión del lenguaje la que será realmente amenazadora. Ex-novios temblarán pensando en lo que podrías o no teclear, ex-amigos se encogerán cuando encuentren un reflejo suyo en las frases finales de tus memorias. Cuando hayas construido una plataforma con las páginas de un pasado hecho jirones, aquellos que  ayudaron a pegarlas también temerán su propia exposición.
  5. Estarás atrapado. Frases complejas y rítmicas líneas arremolinadas en torno a una fluida e interminable reflexión que pasarás la mayor parte de tu vida persiguiendo. Vivirás de fogonazo en fogonazo, corriendo hacia el ordenador más próximo o escarbando en busca del bolígrafo más cercano con la débil esperanza de capturarla a la perfección. Serás un esclavo de las metáforas, los símiles y las aliteraciones, que dan la vida a las creativas yemas de los dedos que las forman.

Sin embargo, si insistes, si crees que eres capaz de sobrevivir al desnudo público y el juicio a ciegas, escribe. Escribe sin límite, sin final y sin miedo. Escribe sobre una servilleta de papel manchada, sobre una carta de amor lacrada o una fotografía rajada. Simplemente escribe. No ates tus pensamientos a tus venas ni atrapes descripciones tras tus costillas.

Hay incontables motivos para olvidar el delicado dolor que conlleva ser escritor, pero infinitamente más razones para ignorarlos.


Adaptación del texto original de Danielle Campoamor, Don´t be a writer.

 

frase-pero-no-me-crea-solo-porque-yo-lo-digo-mirese-al-espejo-y-vealo-por-usted-mismo-ronald-laing-198793

Si no te sientes identificado/a con alguno de los cinco puntos que expresa Danielle (ni siquiera con uno), pues más te vale que sueltes esa pluma, ese teclado, esa idea descabellada que suelta tu cerebro embrujado, que desea dejar huella en el mundo editorial, virtual y gráfico para dedicarte a algo más cuerdo, sensato y glamoroso.

¡Que aún estás a tiempo y la vida es corta! Ve y hazlo por mí, que para mí ya es tarde… Pero, como dice Murakami, ¡LO IMPORTANTE ES QUE TENGO SALUD! 🙂

Feliz fin de semana para todos. ABRAZOS INFINITOS…

-Poli Impelli-

 

Plural: 10 Comentarios Añadir valoración

  1. anadioro dice:

    ¡Excelente! Lo compartiré. Saludos

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias por compartir. Abrazo para ti. 🙂

  2. Daniel Lanza dice:

    Me ha gustado mucho. Es cierto todo. Un abrazo!

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Daniel, por pasar y comentar.
      Va un abrazo de vuelta 🙂

  3. ¿Sabes algo, Poli? Intento soltar esa pluma desde hace muchos años pero… ella no me lo permite, es otra de mis manos y a veces, la que corre más rápido… Habrá que consentirla… La verdad, ya le he tomado cariño. Muy bueno, Poli. Gracias por este regalo. Un beso

    1. Poli Impelli dice:

      Hola, Gissele!
      Gracias por pasar y comentar. ¡Cuánto me alegra que esa pluma no te suelte! Uno le toma cariño, ¿has visto? ;-). Lo único que ella pide es que le demos de comer, que la alimentemos con sabiduría y que le enseñemos las mejores formas de ser productiva. Creo que eso es consentirla, ¿te parece?
      Comparto ese cariño que le tienes, a mí me sucede lo mismo. Gracias a ti por el regalo de tu comentario.
      Beso y abrazo infinito 🙂

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.