Soberbia

en

Qué manera de amar
lo inexistente,
qué manera de ver
lo que no había.
Qué soberbia en la
desdicha
de no aceptar tu muerte,
junto con la mía.
Porque muere no sólo
la carcasa,
muere también la
vida en agonía.
Muere el alma
que no ama,
que no ríe,
que no vibra.
Y tu alma
murió joven;
qué soberbia
la mía.
Querer robarle
el tiempo a la vida
reteniendo las agujas,
curando heridas.
Muere tu alma,
muere la mía.
Qué soberbia
en la desdicha
de no aceptar tu muerte,
junto con la mía.

– Poli Impelli –

Plural: 0 Comentarios Añadir valoración

  1. Jagxs dice:

    Gran fuerza contienen tus palabras

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, detrás estoy yo (y de mi estúpida soberbia he aprendido ;-))

      1. Jagxs dice:

        Dios enseña de maneras misteriosas, cada día una lección…….Y yo con TDAH.

        1. Poli Impelli dice:

          Jajaja, así es! Lo importante es aprender de la enseñanza 😉
          Abrazo, y gracias por leerme

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias por tu comentario y por pasar.
      Fuerte abrazo.

Soy todo oídos... ojos. Bueno, que me cuentes lo que quieras.